Canciller mexicana pide sociedades de cuidados en un mundo que “será feminista o no será”

Avanzar hacia una sociedad global de cuidados es fundamental para el futuro “que será feminista o no será”, señaló la canciller mexicana, Alicia Bárcena, en la clausura de la tercera conferencia ministerial sobre políticas exteriores feministas.

Bárcena recapituló que durante los tres días de la cumbre multilateral, celebrada en Ciudad de México, representantes de 51 países y más de 200 organizaciones reflexionaron sobre las barreras que impiden a las mujeres avanzar en el acceso a las mismas oportunidades y derechos.

La titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE, Cancillería) de México expuso que, por ejemplo, en el ámbito económico, a nivel mundial “solo el 30 % de las mujeres están en el mercado laboral” y existe una diferencia de 25 % en el salario, con respecto a los hombres. 

Asimismo, la diplomática advirtió que “se requieren acciones afirmativas”, pues los costos de la exclusión “son muy altos”, y recordó que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), faltan 140 años para lograr la igualdad de género en posiciones políticas. 

Bárcena apuntó que todavía “hay mucho que avanzar”, especialmente en el continente americano, “donde la pobreza y desigualdad aún tienen rostro de mujer”.

“Dónde más de un tercio de las mujeres latinoamericanas no logran generar un ingreso propio y cuando lo tienen, su salario es menor al del hombre, y no tienen los mismos derechos”, expuso.

Por ello, hizo un llamado a “que la sociedad del cuidado se instale en nuestras vidas” para así “liberar a las mujeres de su tiempo” y a las cuidadoras “del trabajo no remunerado”.

Entre otros desafíos, expuso que la mitad de los 120 millones de desplazados en el mundo son mujeres, por lo que llamó a “hacer una alianza para lograr realmente que la movilidad humana no sea discriminada”.

“Que no se vea como un delito, y que protejamos a las mujeres y a las niñas, sobre todo de la trata, de la extorsión y de la violación de sus derechos”, indicó.

Además, advirtió sobre la importancia de “romper el silencio estadístico” para poder medir y así dimensionar realmente el problema para encontrar las soluciones y rescató una frase de la senadora Olga Sánchez Cordero sobre que “el futuro será feminista o no será”.

 Construir “una matria” hacia el futuro

Por su parte, Sánchez Cordero, exministra de la Suprema Corte de México, resaltó que actualmente México es un ejemplo en paridad y la perspectiva de género, que según dijo, se aplica “de manera transversal” a través de la Constitución mexicana, donde la paridad es “un principio”.

También destacó, como logros recientes, haber desagregado el delito de feminicidio del de homicidio, aunque no especificó por qué muchas de las muertes violentas de mujeres no están siendo procesadas como feminicidios.

Entre otros retos, Sánchez Cordero destacó la “implementación de un sistema nacional de cuidados”, que permitiría un crecimiento en el PIB, y habló de pensar en construir “no una patria, sino una ‘matria” para enfrentar los retos del futuro.

Mientras que Marcela Mora Arellano, presidenta de la comisión de relaciones exteriores del Senado mexicano, dijo que “no solo la política exterior, sino que la política en general, será feminista o no será”.

Por su parte, Itzuri Peña, de la organización Data Cívica, subrayó la importancia del financiamiento a las activistas feministas que luchan “por la justicia en todas sus formas”, así como la necesidad de integrar principios éticos y sostenibles para avanzar verdaderamente en la agenda de género.

Finalmente, Isabelle Rome, embajadora de derechos humanos de Francia, anunció que ese país será la sede en 2025 de la cuarta conferencia ministerial de política exterior feminista, que antes de México se llevó a cabo en Alemania y Países Bajos. México (EFE)

 

Top